Loader

‘Sexalescentes’, una nueva generación: los jubilados que no son viejos

Hace dos generaciones las personas con más de 60 años eran ancianos. Hoy puede decirse que son ‘sexalescentes’. ¿Cómo se definen y qué los caracteriza? Acá le contamos.

Publicado el 27 de mayo de 2021 en la Revista Forbes. 
Para leer el artículo original, haz clic aquí
Escrito por Camilo Vásquez, Gerente General de Vásquez Kennedy.

En 1960, la esperanza de vida en Colombia era de 57,6 años, y hoy es de 77,3; la edad de jubilación en 1960 era de 60 años para los hombres y 55 para las mujeres, y hoy de 62 y 57. La esperanza de vida ha aumentado 20 años en los últimos 60 años, y la de edad de jubilación solamente dos. Hoy hay más jubilados, que viven más tiempo en esa condición.

Hace dos generaciones las personas con más de 60 años eran ancianos. Hoy puede decirse que son ‘sexalescentes’.  Demográficamente esto es novedoso como la aparición, en su momento, del término ‘adolescente’, que también fue una franja social nueva que surgió a mediados del Siglo XX para denominar a los que anteriormente eran considerados unos ‘niños grandes’.

Lee también: Así le fue al mercado laboral de gerentes en la pandemia

La ‘sexalescencia’ comprende a los adultos con una edad de 60, 70 y más años. Su manera de ser y su actitud es firme, constante, resuelta, llena de energía y vigor frente a la vida y sus contingencias. No piensan ni remotamente en la muerte. Han eliminado de su vocabulario las palabras ‘sexagenario‘ o ‘tercera edad’  porque, sencillamente, no tienen entre sus planes la posibilidad  de volverse un viejo abuelo o abuela.

Quizás lo que más desean es vivir en libertad y dependiendo de sus propias fuerzas, en su probablemente tranquila economía personal, y alcanzar todas las metas que aún siguen planificando. Un ‘sexalescente’ típico se mantiene actualizado en las nuevas tecnologías, siente gran satisfacción por sentirse productivo, trabaja y puede que busque desarrollarse en aquellas áreas con la que siempre soñó.

Quizás, este adulto ya pensionado busque una nueva forma de trabajar, en labores amables altamente satisfactorias, remuneradas o no. La ‘remuneración emocional’ cuenta. Desarrollar un trabajo profesional competitivo remunerado, o unirse a voluntariados, o involucrarse en actividades grupales de educación, o darles rienda suelta a los sueños postergados, son opciones sobre la mesa. “Lo más importante es que el trabajo no plantee demasiadas exigencias físicas y haya una reducción en la intensidad horaria”, dice el Informe Mundial sobre el Envejecimiento y la Salud de la OMS.

Este cambio debería ser una transición sea productiva y saludable, para la que lo mejor es prepararse con toda la anticipación. Debe ser inaceptable ser invitado por la empresa al retiro por haber cumplido los requisitos para la pensión de jubilación, y no saber qué hacer en adelante con el tiempo ahora totalmente disponible.

Las personas y las empresas tienen la “obligación” de planear esta transición, y adoptar programas de preparación a la jubilación donde el foco principal sea la exploración de las mejores opciones para desarrollar una vida activa como persona jubilada.  Dejar de trabajar, además, puede afectar seriamente la salud. Dawn C. Carr, del Centro de la Longevidad de Stanford, Estados Unidos, dice que “se ha observado que hay una disminución impresionante en el rendimiento cognitivo, que va de la mano con la jubilación, porque cuando dejamos de participar en tareas complejas, el cerebro se empieza a dañar”.

En un foro sobre alzhéimer realizado en la Clínica Mayo en Miami, se señaló que, “para evitar el deterioro cognoscitivo, lo principal es seguir usando el cerebro en labores que exijan pensamiento complejo”. La evidencia científica muestra que seguir trabajando genera un beneficio emocional, debido al reto intelectual y a las relaciones sociales.

Como es poco probable conseguir un nuevo empleo de tiempo completo, como si nada hubiera pasado, las formas de trabajo independiente merecen ser exploradas.  Allí el próximo jubilado se enfrenta a los temores y las creencias limitantes alrededor de la independencia laboral, que a veces paralizan. Pero los tiempos modernos han multiplicado las opciones para la prestación de servicios profesionales bajo modalidades novedosas como los “Interim Managers” –gerentes que se vinculan a una empresa para liderar proyectos específicos por tiempo definido y con jornadas parciales-, o la provisión de servicios tercerizados, o el servicio en juntas directivas o la consultoría profesional, y muchas otras.

Para casi todas ellas es posible prepararse. El nuevo jubilado probablemente no tenga que inventarse nada nuevo, en realidad, sino armar una buena propuesta para el entorno basada en los conocimientos, habilidades y experiencias de una vida de trabajo, empacada ahora de manera diferente. Prepararse a tiempo puede hacer que esta última etapa de la vida sea lo que debe ser: un verdadero júbilo.

Contacto

*El autor es consultor en desarrollo de carrera, con más de 25 años de experiencia. Es gerente de  Vásquez Kennedy, empresa que ha apoyado el desarrollo profesional de más de 10.000 gerentes y profesionales; coach de desarrollo de carrera, especialista en Comunicación Organizacional y Psicólogo. 

Otros artículos interesantes

Las empresas colombianas se han lucido en la gestión de su gente en este periodo de grave crisis: el sentido de pertenencia, el orgullo por la marca y la satisfacción general en el trabajo, marcan niveles muy altos en este periodo en el que – ¡así lo esperamos! – iniciamos la aproximación hacia la post pandemia....

Tags:


Abrir chat